¿Qué tienes a la mano? – El poder de empezar

¿Por qué cuando queremos emprender un proyecto la conversación tiene que tratarse de lo que no tenemos? Descubre el poder de aquello que tienes a la mano y ve por tus sueños.

Escúchalo desde la aplicación de Spotify dando clic aquí.

De lo que nos falta, de nuestra lista de deseos.

«Quiero crear videos para YouTube pero oh, para eso necesito un micrófono profesional, una cámara profesional, luces profesionales, todo profesional.

Así las cosas, hasta entonces podré crear ese proyecto y cumplir mis sueños».

Esto suele suceder porque nos comparamos con aquellos que ya lo lograron, que tienen todo aquello que creemos que necesitamos para empezar.

Y creemos que ese es el secreto; tener cosas.

Esto también es una señal de que nos estamos enfocando en la forma y no en el fondo.

Y cuando de crear videos, montar un negocio, ser músico, aprender cosas, la mayor parte del proceso se trata del fondo, de lo que tienes para decir.

Hay una historia bíblica muy conocida; Dios se le aparece a Moisés en la zarza ardiente y le dice: Ve y dile a Faraón que libere a mi pueblo.

La primera pregunta de Moisés es la misma que nos hubiéramos hecho cualquiera de nosotros:

«¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel?»

Dios le dice: Ve porque yo estaré contigo.

Pero y qué le digo a las personas si me dicen cuál es el nombre de quien te envió

Diles que YO SOY te envió.

Nadie me va a creer.

Éxodo capítulo 4 versículo 2 Y Jehová dijo: ¿Qué es eso que tienes en tu mano? Y él respondió: Una vara.

Y bueno, la historia es conocida, Dios le dice que la tire al suelo y se le hace una culebra.

Busca la forma y no la excusa.

Es decir, no se trata de quién eres sino de quién puedes llegar a ser con una buena compañía.

Es que me falta aprender mejor tal cosa, bueno, documenta lo que aprendes día a día.

Y la pregunta es, ¿Qué es eso que tienes en tu mano?

¿Y quién soy yo?

No, no es quién eres, es qué mensaje tienes.

Existe una metodología de la que puedes profundizar llamada Lean Startup cuya base es el desarrollo de un MVP o mínimo producto viable.

Un MVP que te permita validar si tu mensaje es lo que la gente quiere escuchar.

Tienes un smartphone, puedes conectar tus audífonos, grabar una nota de audio y publicar un podcast en Spotify.

¿Tienes Facebook? ¿Twitter? ¿LinkedIn? Puedes empezar a escribir todos los días por 30 minutos enseñando aquello que quisieras enseñar.

¿Tienes Internet? Busca en Google Medium.com y empieza a publicar contenido allí.

¿Tienes WhatsApp? Comienza a publicar estados haciendo preguntas a las personas y validando tu idea de negocio.

¿Tienes Facebook? Únete grupos de tu temática y crea comunidad, indaga sobre lo que tu público objetivo más pregunta y crea contenidos / productos que resuelvan esa necesidad.

Si me permites darte mi ejemplo, gracias a un blog en Blogger pude entrar a trabajar a Platzi.

Gracias a que compartía links de artículos en un grupo de WhatsApp lleno de publicistas y marketeros, el genial Alejandro González me conectó con Alejandro González y pude asistir al SEO Weekend y aprender SEO.

Gracias a contenidos que he publicado en LinkedIn he logrado conversar con personas influyentes del sector como Eric Mercier y el SEO del New York Times.

Hoy trabajo con uno de los fundadores de Open English Andrés Moreno en su nueva empresa escala.com, todo gracias a que alguien vio mi perfil en LinkedIn y me invitó a conversar.

¿Y tú?

¿Cuál es tu misión? ¿Qué quieres lograr?

Pero más importante aún, ¿qué es eso que tienes en la mano?

Sabes un arte, eres bueno en algo, potencia eso.

Enfócate en lo que tienes y no en lo que te falta.

Y documenta el viaje mientras caminas hacia quien quieres ser.

Dios puede usar eso a tu favor si lo pones a su disposición.

Si sueñas con crear contenidos y llevar un mensaje que seguro será de ayuda para una persona o un grupo de ellas, no hagas una lista de cosas por comprar.

Usa lo que ya tienes.

Pero empieza a trabajar y ve por tus sueños.

Dios te bendiga.

Deja una respuesta